Logros

3 marcas superadas el 27 de Enero:
5 km en 24:39 min.
1 milla en 7:53 min.
1 km en 4:54 min. 
Preparándome para el medio maratón de GDL.
Una vez ya lo logre, correr 23 km en 2 horas, pero intentare romper mi marca personal. 


ACTO I: EL DIJE

Abel era esa clase de niño regordete y distraído, muy seguido lo molestaban sus compañeros de la escuela donde estudiaba, era tímido e inseguro, y era por eso, objeto de burlas y bromas, se sentía impotente a no poder hacer algo para cambiar las cosas, cuando tenía la oportunidad de vengarse no tenía la intención de hacerlo, por que hacer algo que no te gustaría que te lo hicieran a ti, así que tuvo que soportar a lo brabucones del salón y esperar a que se terminara la hora escolar, para escapar a casa y esconderse en la habitación, refugiarse en los libros, en los videojuegos o en la música, todo para olvidarse por un momento que para el día siguiente será otro día de bromas y burlas hacia él.
La abuela de Abel, una señora de edad avanzada, casi ciega, se la pasaba todo el día en el sótano de la casa, viendo  viejas fotografías que la hacían recordar su juventud, y no dejaba de tocar esos artefactos extraños que parecieran cosas de museo de antigüedades. De pronto sonó un fuerte ruido que la hizo voltear a la puerta del sótano y es que Abel entro enojado, que azoto la puerta y se escondió por debajo de las escaleras para llorar, su abuela se arrimo para consolarlo pero Abel no quiso que lo vieran  llorar, y es que no quería contarle como lo tratan en la escuela, tenía miedo que fuera su mama a defenderlo, pero solo lograría que se burlaran más de él.
No era necesario hablar del asunto, algo muy extraño guardaba su abuela, que con los pasos de los años sabía leer el corazón e interpretaba por lo que pasaba su nieto. Ya habían pasado algunas horas y llego el momento de ir a dormir, Abel con su tristeza no quería que llegara el día de mañana, pero la abuela lo cobijo y le quito las pequeñas lagrimas que tenia, y le conto que -deberás ser todo un caballero y enfrentarse a todo lo que venga de ahora en adelante, y para que te acuerdes de mi y de mis palabras te pediré que guardes esto- extendió su mano y le presento un dije, al principio Abel no pudo describir el sentimiento que sentía al recibir tan importante encargo, pero para no lastimar las buenas intenciones de su abuela lo acepto.
Llegaría el día nuevamente y con un pesimismo Abel tomo su mochila para ir al lugar que en vez de aprender, sufría mucho, no sin antes, de tomar el dije de la abuela y darle una oportunidad a su consejo. Ya en camino a su escuela, que por más que trataba de hacer un largo y silencioso camino, no quería llegar a la escuela, ahí lo estarían esperando como siempre para reírse de él.
En frente de la escuela había negocios de comida, que atendían a los alumnos, y en la entrada se encontraban estudiantes de todos los años escolares, el lugar estaba repleto de gente fuera y dentro, trataría de pasar desapercibido para no llamar la atención y que nadie lo vieran de cómo lo humillarían.
Se acercaba mas al lugar y ya veía a sus compañeros con un entusiasmo y con unas risas burlonas, Abel presiono dentro de su bolsillo del pantalón, el dije, para recordar que debe ser todo un caballero valiente como lo dijo su abuela, pero no sintió que los signos que tenía el dije grabado empezaron a cambiar, se alineaban y se entre mezclaban, era como un cubo de rubik que se acomodaba, para dar lugar otro símbolo extraño, y cuando los compañeros brabucones se levantaron del piso y dejaron de recargarse en la pared de la entrada para recibirlo, se detuvieron y se quedaron sorprendidos por lo que vieron, y no fueron los únicos, todo el lugar se quedo boquiabierto, todos los alumnos, profesores, los comerciantes y personas que pasaban por el lugar tenían los ojos bien abiertos y alguno que otro se los tallaban para comprobar que no era un sueño, Abel era el último en darse cuenta que ante él, se encontraba un grifo.
Abel al igual que todos no pudo reaccionar, el grifo se acerco a él con mucha amabilidad para no asustarlo más, lo mira fijamente y se inclina para saludarlo, a lo que Abel solo movió un poco la cabeza y con eso tubo el grifo para levantar sus alas y arrimar su cabeza junto a la de Abel en muestra de cariño. Pero como era de esperarse, los compañeros querían entrar al espectáculo, celosos por lo que veían y por llamar la atención, se acercaron con Abel pero el grifo los ahuyento levantándose y dando unos sonidos fuertes, Abel se asusto pero soltó una sonrisa, él y el grifo se volvieron a mirar, el animal se acerco a él y en un abrir y cerrar de ojos lo sujeto sin permiso, he hizo que se montara en su espalda, sin más por hacer y asustado otra vez, se sujeto del animal para no caer y el grifo se levando extendiendo sus alas y dando un grito que pareciera como un sonido de victoria,  emprendió a correr, y sin que nadie pudiera hacer algo, observaron como el fantástico animal voló, dando varias vueltas por la escuela. Era un espectáculo, que nadie creía real, todo mundo salía a ver como Abel estaba montado en un ser extraño y volando juntos, para después de un momento a otro, se perdieran  en una nube.   
Continuara....






Mi ser

Procuro cuando estoy con alguien, hacer cosas o decir frases diferentes, incluso cuando no estoy en su presencia, si hablo solo o pensando en ella también lo hago. ¿Por qué digo esto? nunca son iguales un noviazgo a otro, de hecho busco que sea diferente en todos los aspectos.
Duele el solo pensar que a ella le estaría diciendo exactamente lo mismo que le dije a otra persona en su momento, me hace sentir mal conmigo mismo, poco creativo o original, que no estoy respetándola a ella y a mis recuerdos.

Me ha resultado fascinante que siempre hay cosas nuevas que puedo hacer con alguien, nunca me ha faltado decir, ¡Esto nunca lo había hecho! Y eso es emocionante, me llena de felicidad y me intriga saber que puede suceder. Me funciona por la razón que duro mucho tiempo sin empezar un noviazgo, pues al terminar, me dedico mucho tiempo, espero a que mi corazón se tranquilice y cuando empiece a preguntarme ¿Qué se sentirá un beso? ¿Qué será eso de tomarse de las manos? ¿Un abrazo, en que momento darlo? Entonces ya estoy bien conmigo mismo y listo para entregar mis sentimientos.

Debo confesar que las muchachas que han pasado en mi vida, las quiero mucho, a todas ellas les di lo mejor de mi y estoy seguro que ellas también, siempre tendrán un lugar en mi corazón, pero seré sincero, existe un lugar que aun no esta ocupado y es especial, esta reservado para alguien ¿Quién es? aun no lo sé.
Ya lo he dicho, las mejores decisiones de mi vida las tome estando enamorado, ha sido de las mas importantes razones para llegar a donde estoy. Si una muchacha llegara a mi vida en este tiempo y descubra la razón de mi ser, por lo que estoy escribiendo, no quiero que se sienta mal, para nada, es al contrario, es ofrecerle lo mejor de mí, lo que he aprendido, lo que hay que hacer y lo que no, pero claro, una relación a otra existen muchas diferencias.

Cuando digo “he aprendido”, estoy hablo de -me han causado dolor y yo de igual manera he causado-, es algo muy fundamental, es lo primero que hay que pensar ¡no olvidarse de uno mismo! y ¡No lastimar! Lo digo en ese orden por que si sabemos quienes somos, de que somos capaces de hacer y que me ha enseñado la vida, tenemos una mayor probabilidad de no lastimar y de no ser lastimados, no será una garantía del 100% que suceda así, en una relación hay de todo, pero es saber como llevar la situación lo mejor posible.

Un ejemplo personal que lastime a alguien sin saberlo, fue lo siguiente. Estábamos en una parada de autobús, ella empezó a escuchar una canción que sonó en alguna parte y me dijo que le gustaba, yo estaba con otras ideas en la mente y recuerdo quizás que le dije que se escuchaba bien, pero con un sentido de “dándole el avión” y después de eso ya no recuerdo nada, si no lo recuerdo es que no le di mucha importancia lo que sucedió después. Cuando paso el tiempo y nos alejamos, volví a escuchar esa canción, enseguida regrese en el tiempo, hasta ese momento que esperábamos el autobús, me di cuenta que debí escucharla con mas interés.

Eso fue hace mucho tiempo, no me di cuenta que la lastime con mi indiferencia o mi mente cerrada en ese rato, por eso ahora procuro siempre escuchar con toda atención posible lo que me dicen, recordarlo por que tarde o temprano esos momentos que duran escasos segundos salen a la luz. Son detalles pequeños que ayudan mucho y hacen crecer buenos momentos y convierte los sentimientos a algo mas profundos y sinceros.



Así te quiero

Te amo, pero amo tus defectos, amo tus lunares, así como tus líneas expresivas, amo tus debilidades y tus ojos de tristeza, amo tu voz y amo tu silueta.

No eres perfecta y eso para mi es perfecto, no eres una diosa, no eres un ángel, solo eres una mujer preciosa.

Amo tu piel quemada por el sol, amo tu olor natural, adoro ver tus ojos sin pintura o alguna cosa que oculte lo que en verdad son.


Amo tus miedos y amo tus sueños, adoro escucharte por las noches y adoro verte despeinada por las mañanas. 


Fragmentos de memoria

Desperté triste esta mañana, no fue más que un sueño, aquellos que solo recuerdas fragmentos. No hice nada para recordarlo, deje que se desvanecieran los únicos rastros que tenía en la mente.

No tenía ganas de saberlo y trate de seguir durmiendo.

Antes de caer en otro sueño, pensé en la misma ilusión, en el mismo pensamiento recurrente, en las palabras que mas deseaba escuchar. 

Pero no fue hoy.